MAGNESIO Y CORAZÓN

 

Dr. José Luis Pérez-Albela

Médico cirujano
Médico naturista

 

 

La enfermedad cardíaca es el homicida número uno de hombres y mujeres en el mundo. Según la Asociación Estadounidense del Corazón, cada treinta y tres segundos alguien muere en los Estados Unidos por enfermedad cardiovascular: eso se está acercando al millón de muertes anualmente. La hipertensión ocurre en cincuenta millones de estadounidenses y es responsable de un estimado de 29.3 millones de visitas en consultorio al año a médicos alópatas, y allí se recetan fármacos contra la hipertensión, no obstante que el magnesio se ha empleado con éxito por casi más de medio siglo por doctores en medicina, osteópatas y médicos naturópatas.

 

Parte de la primera evidencia para el empleo del magnesio contra la dolencia cardíaca provino de estudios epidemiológicos en Gales, Taiwán, Suecia, Finlandia y Japón demostrando que los índices de mortalidad por enfermedad coronaria al corazón son más altos en comunidades que consumen agua y dietas con deficiencia de magnesio. Las áreas geográficas donde el calcio en el agua era mucho más alto que el magnesio o donde la ingesta dietética de calcio era más alta que el magnesio mostraron aún más enfermedades coronarias. Un estudio en Estados Unidos hecho en un período de 7 años que siguió a catorce mil hombres y mujeres, concluyó que el magnesio bajo en la dieta, puede contribuir al origen de la ateroesclerosis coronaria y al ataque agudo al corazón.

 

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedad en Atlanta siguió a doce mil personas durante diecinueve años, al final de los cuales 4,282 personas habían muerto, 1,005 de enfermedad al corazón. El riesgo de morir de enfermedad al corazón era el más alto en aquellos con deficiencia de magnesio. Los investigadores hicieron un estimado conservador de que el 11 por ciento de medio millón de personas que murieron de enfermedad al corazón en 1993 pudo haber estado directamente relacionado con deficiencia de magnesio.

 

Si se usaran medidas más exactas para determinar la deficiencia de magnesio, tal como la prueba del ion-magnesio (magnesio-ionizado), encontraríamos que los números serían aún más elevados y la necesidad de magnesio todavía mayor.

 

Esta evidencia se ha estado acumulando por décadas señalando que el magnesio juega un rol crucial en la prevención tanto de la ateroesclerosis como la arterioesclerosis. El magnesio mantiene la elasticidad de la pared arterial, y es necesario para el mantenimiento de músculos saludables, incluyendo al mismo músculo del corazón. Por todas estas razones, el magnesio es importantísimo para mantener un corazón saludable.

 

Uno de los químicos metabólicos principales en el cuerpo es el óxido nítrico (NO). Es un compuesto muy simple hecho de nitrógeno y oxígeno, pero éste envuelve una poderosa actividad. El óxido nítrico controla la vasodilatación, pero nuevamente encontramos que esta actividad está bajo la dirección del magnesio.

 

El Dr. Kilmer McCully fue el primer investigador, en 1969, en identificar una condición de elevados niveles de un aminoácido, homocisteína, en la orina de pacientes con enfermedades cardíacas, que podía ser revertida con ciertos nutrientes. La homocisteína es un producto normal de la digestión de proteínas, que en cantidades elevadas causa colesterol oxidado, el cual daña los vasos sanguíneos. Para ciertos individuos que carecen de enzimas específicas para la digestión de proteínas, la homocisteína puede volverse un serio problema.

 

Un nivel saludable de homocisteína se encuentra debajo de 12 micromoles por litro de sangre (12 mol/L). Los niveles de homocisteína mayores a 12 mol/L son considerados altos. Del 20 al 40 por ciento de la población general, tiene niveles altos de homocisteína. Las personas con niveles altos tienen cuatro veces más riesgo de sufrir un ataque al corazón, comparadas con los que tienen niveles normales. La elevación de los niveles de homocisteína ocupa un lugar importante en la lista de factores de riesgo de enfermedad cardíaca, y sirve como un marcador aún más determinante que el colesterol alto, para diagnosticar las enfermedades cardíacas y trastornos de coagulación sanguínea.

 

El marcador más relevante es la deficiencia de magnesio, debido a que las principales enzimas involucradas en el metabolismo de la homocisteína dependen del magnesio. Según McCully, la elevada homocisteína se debe a la excesiva presencia de proteína en la dieta. Sin embargo, cuando existe deficiencia de magnesio, de las vitaminas B6, B12 y el ácido fólico, el cuerpo no puede digerir las proteínas adecuadamente.

 

Hace 100 años, las vitaminas B estaban presentes en la dieta típica; ahora que están ausentes de la dieta, la homocisteína se eleva y produce dolencias cardíacas. Cuando estos nutrientes metabólicos son reintroducidos a través de la dieta o de suplementos, los niveles altos de homocisteína son revertidos, y los síntomas de enfermedades cardíacas disminuyen. Las investigaciones actuales confirman que las vitaminas B6, B12, y el ácido fólico junto con el magnesio, son necesarios para impedir el daño a los vasos sanguíneos provocado por los altos niveles de homocisteína en la sangre. En síntesis, el tratamiento exitoso de la homocisteinemia depende de cambios en la dieta que incluyen las vitaminas B y el magnesio.

 

El magnesio es uno de los elementos de mayor importancia dentro de la célula, e interviene en procesos bioquímicos básicos como regulador de la estructura del ribosoma, que son pequeñas formaciones de la célula, en el transporte de la membrana celular, la síntesis de proteínas y de ácidos nucleicos; la generación y transmisión de los impulsos nerviosos, la contracción muscular y cardíaca, así como en la fosforilación oxidativa que es la etapa más eficiente en la producción de energía en las células.

 

La cantidad de magnesio que podemos obtener de los vegetales no contiene la cantidad adecuada para una dieta rica en magnesio, debido a que la industria agrícola intensiva actual no contiene los nutrientes necesarios en los suelos ni se respetan los ciclos de cultivo natural de cada ecosistema. Por ello encontramos deficiencia de magnesio en la población actual.

 

En los últimos 50 años el consumo mundial de magnesio ha bajado y el de calcio ha aumentado; ésto se debe al uso masivo de fertilizantes en los suelos con alto contenido en potasio y calcio, ambos sin magnesio; por esta razón, la hipertensión arterial, los infartos del corazón, los derrames cerebrales, la diabetes, la osteoporosis, el envejecimiento acelerado, la ansiedad y la depresión, han aumentado como consecuencia de esta deficiencia nutricional.

 

El magnesio bloquea la captación del calcio y actúa como un potente vasodilatador y mantiene el balance de los mecanismos que permiten la coagulación, aumentando la oxigenación en el corazón y mejorando la contracción del músculo del corazón.

 

Los exámenes en personas que han fallecido por ataques cardíacos muestran bajos niveles de magnesio en el músculo cardíaco, mientras que los pacientes con enfermedad coronaria, tratados con grandes dosis de magnesio, tienen una mejor expectativa de vida que aquellos que son sometidos al tratamiento convencional.

 

Un porcentaje significativo de personas sufren de prolapso de la válvula mitral, que es un descenso en la eficiencia de esta válvula en su función con el corazón. Este problema está asociado a las arritmias, y en general a un músculo cardíaco hipersensible. Los estudios demuestran que más del 60% de estas personas tienen deficiencia de magnesio, y los síntomas pueden ser prevenidos por la administración de este elemento.

 

El magnesio es el más importante agente anti arrítmico para tratar la toxicidad de la medicación, a la vez que contribuye a tratar la taquicardia atrial y ventricular cuando es administrado por vía intravenosa en estados de emergencia. Además, el magnesio corrige las arritmias y la insuficiencia cardíaca congestiva; actúa como un sedante cardíaco que disminuye la excitabilidad del miocardio.

 

La deficiencia de magnesio también ha sido implicada en el prolapso de la válvula mitral (PVM), un desorden en el que la válvula mitral no cierra completamente una de las cámaras del corazón durante la contracción del mismo. También es llamado síndrome de la válvula flexible. Cuando la sangre ingresa a través de la válvula abierta, puede oírse como un murmullo del corazón con un estetoscopio. Cuando el ultrasonido cardíaco se hizo común, el diagnóstico del PVM se incrementó, especialmente en las mujeres jóvenes. No hay tratamiento alopático para esta condición, y en casos no graves o aún en los moderados, no causa ningún síntoma. Sin embargo, usualmente se les advierte a los pacientes que deberían tomar antibióticos cuando se curan la dentadura, para prevenir la posibilidad que bacterias alojadas en las encías sean incorporadas al flujo sanguíneo y se instalen en la válvula prolapsada, causando infección. Esta es una ocurrencia muy rara y algunos médicos desaprueban esta sobre utilización de antibióticos, pero permanece como un riesgo de responsabilidad potencial para los dentistas que no advierten a sus pacientes sobre este peligro.

 

Por otro lado, la depleción del potasio y del magnesio parece jugar un papel significativo en las taquiarritmias ventriculares observadas en los pacientes alcohólicos, en los pacientes tratados con diuréticos y/o pacientes con toxicidad por digitálicos. Se sugiere una estrategia terapéutica por la observación, de que los pacientes hipokalémicos tienen una incidencia coexistente del 38-42% de hipomagnesemia: tanto el magnesio como el potasio deben de ser reabastecidos en todos los pacientes hipokalémicos que padecen de alcoholismo, o en quienes están recibiendo diuréticos y/o digitálicos, debido a las taquiarritmias ventriculares que acompañan estos estados clínicos. Una determinación sérica rutinaria de magnesio, contribuirá significativamente a identificar aquellos pacientes en riesgo de arritmias cardíacas debido a la depleción de magnesio.

 

Los posibles mecanismos a través de los cuales la depleción de potasio y la depleción de magnesio podrían causar los disturbios en el ritmo cardíaco, incluyen la repleción incompleta del potasio celular con la retención del sodio, debido a una debilitación o deterioro de la actividad ATPasa magnesio activada, una alteración en la permeabilidad de la membrana celular con pérdida de potasio celular y pérdida de absorción celular del sodio, y que ocurra un influjo intracelular del calcio. Todos estos eventos podrían resultar como consecuencia de la deficiencia de magnesio.

 

Una estrategia terapéutica razonable para evitar el problema de la repleción refractaria del potasio, debido a una coexistente deficiencia de magnesio, sería la de reabastecer el magnesio, cuando haya una indicación para reponer el potasio. Finalmente, parece razonable recomendar que el magnesio sérico se determine rutinariamente, cuando el médico requiera de la determinación de los electrolitos séricos para apoyar su manejo en la terapia del paciente.

 

La tasa de mortalidad debido al infarto del miocardio, parece variar con el consumo dietético del magnesio, lo cual podría ser debido a los efectos sobre la arterioesclerosis, el espasmo de la arteria coronaria, patogénesis alterada de infarto del miocardio, la vulnerabilidad aumentada a la arritmia, o alguna combinación de éstos. Se ha encontrado que la deficiencia de magnesio aumenta la severidad de un evento oclusivo coronario en término del monto de necrosis producida por alguna oclusión en particular. Además, una reducción en la concentración del magnesio extracelular, se asocia con la contracción del músculo vascular liso que podría ser el equivalente del espasmo arterial.

 

Una complicación común en pacientes enfermos en estado crítico es la taquiarritmia cardíaca. Al papel que juega el magnesio, no se le ha dado la debida importancia. Miles de casos bien documentados, indican la eficacia del magnesio para controlar el ritmo cardíaco cuando fallan los métodos convencionales.

 

 

 

BIBLIOGRAFIA

1. Goldberg B, Heart Disease, Future Medicine Publication, Tiburon, CA,1998

2. Sei M et al., "Nutritional epidemiological study on mineral intake and mortality from cardiovascular disease. Tokushima." J Exp Med, vol. 40, pp.199-207,1993

3. Zwillinger L, "Effect of magnesium on the heart." Klin Wochenschr, vol.14, pp.1429-1433,1935

4. Tom Miller, personal communication, March 2001.

5. Singh RB, "Magnesium status and risk of coronary artery disease in rural and urban populations with variable magnesium consumption." Magnes Res, vol. 10, no. 3, pp. 205-213, 1997

6. Liao F, Folsom AR, "Is low magnesium concentration a risk factor for coronary heart disease? The atherosclerosis risk in communities (ARIC) study." Am Heart], vol. 136, no. 3, pp. 480-490, 1998

7. Ford, Earl S. "Serum magnesium and ischemic heart disease: findings from a national sample of US adults." International Journal of Epidemiology, vol. 28, pp. 645-651, 1999

8. Seelig MS et al., "Magnesium interrelationships in ischemic heart disease; a review." American Journal ofClinical Nutrition, Jan. 1974

9. Sherer Y, Bitzur R, Cohen H, Shaish A, Varon D, Shoenfeld Y, Harats D, "Mechanisms of action of the anti-atherogenic effect of magnesium: lessons from a mouse model." Magnes Res, vol. 14, no. 3, pp.173-179,2001

10. Morrill GA, Gupta RK, Kostellow AB, Ma GY, Zhang A, Altura BT, Altura BM, "Mg2+ modulates membrane sphingolipid and lipid second messenger levels in vascular smooth muscle cells." FEBS Lett, vol.440,nos. 1-2, pp.167-171,1998

11. Yang ZW, Gebrewold A et al., "Mg++-induced endothelial-dependent relaxation of blood vessels and blood pressure lowering: role of NO." Am] Physiol Regul Integr Comp Physiol. vol. 278, pp. R628-639,2000

12. Goldberg B, Heart Disease, Future Medicine Publication, Tiburon, CA.1998

13. Altura BT et al., "Magnesium dietary intake modulates blood lipid levels and arherogenesis." Proc Nati Acad Sci, vol. 87, no. 5, pp. 1840-1844,1990

14. Singh RB et al., "Does dietary magnesium modulate blood lipids?" Biol Trace Elem Res, vol. 30, pp. 50-64,1991

15. Corica F et al., "Effects of oral magnesium supplementation on plasma lipid concentrations in patients with non-insulin-dependent diabetes mellitus." Magnesium Res, vol. 7, pp. 43-46, 1994

16. Durlach J, "Commentary on recent epidemiological and clinical advances." Magnesium Research, vol. 9, no. 2, pj3. 139-141,1996

17. Fallen S, Enig M, Nourishing Traditions, Locomotion Press, Baltimore, MD,1995

18. Gao M et al., "Cardiovascular risk factors emerging in Chinese populations undergoing urbanization." Hypertens Res, vol. 22, pp. 209-215, 1999

19. Marier JR, "Magnesium content of the food supply in the modern-day world." Magnesium, vol. 5, pp. 1-8, 1986

20. Liu L et al., "Comparative studies of diet-related factors and blood pressure among Chinese and Japanese: results from the China-Japan Cooperative Research of the WHO-CARDIAC Study. Cardio-vascular disease and alimentary comparison." Hypertens Res, vol. 23, pp.413-420, 2000

21. McCully KS, "Homocysteine, folate, vitamin B^, and cardiovascular disease. "JAMA, vol. 279, no. 5, pp. 392-393,1998

22. McCully KS, "Vascular pathology of homocysteinemia: implications for the pathogenesis of arteriosclerosis." Am] Pathol, vol. 56, no. 1, pp.111-128,1969

23. Eikelboom JW et al., "Preventive cardiology and therapeutics program." Ann Intern Med, vol. 131, no. 5, pp. 363-375,1999

24. Boushey CJ et al., "A quantitative assessment of plasma homo-cysteine as a risk factor for vascular disease. Probable benefits of increasing folic acid intakes. "JAMA, vol. 274, no. 13, pp. 1049-1057,1995

25. Confalonieri M et al., "Heterozygosity for homocysteinuria: a detectable and reversible risk factor for pulmonary thromboembolism." MonaldiArch Chest Disease, vol. 50, no. 2, pp. 114-115, 1995

26. Altura B, Altura B, "Magnesium: the forgotten mineral in cardiovascular health and disease." A Gem Lecture at SUNY Downstate. Alumni Today, pp. 11-22, spring 2001

27. Li W et al., "Extracellular magnesium regulates effects of vitamin B^, Bi2 and folate on homocysteinemia-induced depletion of intracellu-lar free magnesium ions in canine cerebral vascular smooth muscle cells: possible relationship to [Ca2+]i, atherogenesis and stroke." Neurosci Lett, vol. 274, no. 2, pp. 83-86, 1999

28. Shamsuddin AM, "Inositol phosphates have novel anti-cancer function." Journal of Nutrition, vol. 125 (suppl.), pp. 725S-732S, Review 1995

29. Rowley KG et al., "Improvements in circulating cholesterol, anti-oxidants, and homocysteine after dietary intervention in an Australian Aboriginal community." Am J Clin Nutr, vol. 74, no. 4, pp.442-448, 2001

30. TiceJA et al., "Cost-effectiveness of vitamin therapy to lower plasma homocysteine levels for the prevention of coronary heart disease: effect of grain fortification and beyond." JAMA, vol. 286, no. 8, pp.936-943, 2001

31. Vollset SE et al., "Plasma total homocysteine and cardiovascular and noncardiovascular mortality: the Hordaland Homocysteine Study." AmJ Clin Nutr, vol. 74, no. 1, pp. 130-136, 2001

32. Physicians' Desk Reference

33. Altura BM et al., "Hypomagnesemia and vasoconstriction: possible relationship to etiology of sudden death ischemic heart disease and hypertensive vascular diseases." Artery, vol. 9, no. 3, pp. 212-231, 1981

34. Mindell E, Prescription Alternatives, Keats Publishing, Los Angeles, 1999,

35. Millane T, Camm A, Medical Sciences Bulletin, Pharmaceutical Information Associates, May 1994

36. Kisters K et al., "Hypomagnesaemia, borderline hypertension and hyperlipidaemia." Magnesium Bull, vol. 21, pp. 31—34, 1999

37. Altura BM, Altura BT et al., "Magnesium deficiency and hypertension: correlation between magnesium-deficient diets and microcircula-tory changes in situ." Science, vol. 223, no. 4642, pp. 1315-1317,1984

38. Resnick LM et al., "Factors affecting blood pressure responses to diet: the Vanguard study." Am J Hypertens, vol. 13, no. 9, pp. 956-965, 2000

39. Altura BM, Altura BT, " Interactions of Mg and K on blood vessels— aspects in view of hypertension. Review of present status and new findings." Magnesium, vol. 3, nos. 4-6, pp. 175-194, 1984

40. Pierce JB, Heart Healthy Magnesium: Your Nutritional Key to Cardiovascular Wellness, Avery Publishing Group, New York, 1994 41. Shechter M et al., "Beneficial antithrombotic effects of the association of pharmacological oral magnesium therapy with aspirin in coronary heart disease patients." Magnes Research, vol. 13, no. 4, pp. 275-284,2000

41. Zwillinger L, "Effect of magnesium on the heart." Klin Wochenschr vol.14, pp.1429-1433, 1935

42. Boyd LJ et al., "Magnesium sulfate in paroxysmal tachycardia." Am f Med Sci, vol. 206, pp. 43-48,1943

43. Teo KK et al., "Effects of intravenous magnesium in suspected acute myocardial infarction: Overview of randomized trials." Brit Med ] vol.303, pp.1499-1503,1991

44. Teo KK, Yusuf S, "Role of magnesium in reducing mortality in acute myocardial infarction. A review of the evidence." Drugs, vol. 46, pp.347-359,1993

45. Woods KL et al., "Intravenous magnesium sulfate in suspected acute myocardial infarction: results of the second Leicester Intravenous Magnesium Intervention Trial (LIMIT-2)." Lancet, vol. 339, pp. 1553-1558,1992.

46. Woods KL, Fletcher S, " Long-term outcome after intravenous magnesium sulphate in suspected acute myocardial infarction: the second Leicester Intravenous Magnesium Intervention Trial (LIMIT-2)," Lancet, vol. 343, pp.816-819, 1994

47. Ravn HB, "Pharmacological effects of magnesium on arterial thrombosis—mechanisms of action?" Magnes Research, vol. 12, no.3, pp.191-199,1999

48. Young IS et al., "Magnesium status and digoxin toxicity." BrJ Clin Pharmacol, vol. 32, no. 6, pp. 717-721,1991

49. Lewis R et al., "Magnesium deficiency may be an important determinant of ventricular ectopy in digitalised patients with chronic atrial fibrillation." BrJ Clin Pharmacol, vol. 31, no. 2, pp. 200-203, 1991

50. ISIS-4 (Fourth International Study of Infarct Survival) Collaborative Group, " ISIS-4: a randomised factorial trial assessing early oral cap-topril, oral mononitrate, and intravenous magnesium sulphate in 58,050 patients with suspected acute myocardial infarction." Lancet, vol.345, pp.669-685,1995

51. Seelig MS, "Cardiovascular reactions to stress intensified by magnesium deficit in consequences of magnesium deficiency on the enhancement of stress reactions; preventive and therapeutic implications: a review."7Aw CollNutr, vol. 13, no. 5, pp. 429-446, 1994

52. Shechter M et al., "Magnesium therapy in acute myocardial infarction when patients are not cardiologists for thrombolytic therapy."AM Cardiology, vol. 75, pp. 321-323, 1995.

53. Pierce JB, Heart Healthy Magnesium: Your Nutritional Key to Cardiovascular Wellness, Avery Publishing Group, New York, 1994

54. Iseri LT, "Magnesium and cardiac arrhythmias." Magnesium, vol. 5, nos.3-4.pp. 111-126, 1986

55. Iseri LT, Alien BJ, "Magnesium therapy of cardiac arrhythmias in critical-care medicine." Magnesium, vol. 8, pp. 299-306, 1989

56. Perticone F et al., "Antiarrhythmic short-term protective magnesium treatment in ischemic dilated cardiomyopathy." / Am Coll Nutr, vol. 5, no.3,pp.492-499, 1990

57. Pierce JB, Heart Healthy Magnesium: Your Nutritional Key to Cardiovascular Wellness, Avery Publishing Group, New York, 1994

58. Boyd LJ et al., "Magnesium sulfate in paroxysmal tachycardia." Am] Med Sci, vol. 206, pp. 43-48, 1943

59. Parikka HJ, Toivonen LK, "Acute effects of intravenous magnesium on ventricular refractoriness and monophasic action potential duration in humans." Scand Cardiovasc J, vol. 33, no. 5, pp. 300-305, 1999

60. Thiele R, Protze F, Winnefeld K, Pfeifer R, Pleissner J, Gassel M, "Effect of intravenous magnesium on ventricular tachyarrhythmias associated with acute myocardial infarction." Magnes Res, vol. 13, no.2, pp.111-112, 2000

61. Ceremuzynski L et al., "Hypomagnesaemia in heart failure with ventricular arrhythmias. Beneficial effects of magnesium supplementation. "//w?er» Med, vol. 247, pp. 78-86, 2000

62. Dyckner T et al., "Magnesium deficiency in congestive heart failure." Acta Pharmacol Toxicol Copenh, vol. 54, suppl. 1, pp. 119-123, 1984

63. England MR et al., "Magnesium administration and dysrhythmias after cardiac surgery."/AAM, vol. 268, pp. 2395-2402, 1992

64. Caspi J et al., "Effects of magnesium on myocardial function after coronary artery bypass grafting." Ann Thorac Surg, vol. 59, pp. 942-947, 1995

65. Toraman F, Karabulut EH, Alhan HC, Dagdelen S, Tarcan S, "Magnesium infusion dramatically decreases the incidence of atrial fibrillation after coronary artery bypass grafting." Ann Thorac Surg, vol. 72, no. 4, pp.1256-1261,2001

66. Seelig MS, "Review and hypothesis: might patients with the chronic fatigue syndrome have latent tetany of magnesium deficiency." J Chron Fatigue Syndr, vol. 4, pp. 77-108,1998

67. Lichodziejewsa B et al., "Clinical symptoms of mitral valve prolapse are related to hypomagnesemia and attenuated by magnesium supplementation." AmerJ Cardiology, vol. 79, pp. 768-772,1997

Regresar Compártelo